General Motors analiza más inversiones en México

DETROIT, 14 de enero.- México es una de las claves de General Motors (GM) Company en 2014. Una creciente clase media y nuevas reformas que pueden impulsar la inversión en las tres fábricas que tiene la firma estadunidense en el país, pueden ayudar a impulsar el mercado de la compañía que busca colocar más camionetas y vehículos comerciales en diversas ciudades.

Así lo asegura Mary Barra, CEO de GM. La primera mujer en encabezar una compañía automotriz en el mundo, habló con Excélsior en el arranque del Auto Show 2014 que inició ayer en esta ciudad.

Entre flashes de cámaras que no se detenían, y reporteros que la asediaban en lo que fue su primera presentación en público como cabeza de la firma, Barra se tomó un tiempo para contestar unas preguntas a este diario.

Luego de presentar ayer por la noche su camioneta GMC Canyon Pickup 2015, la cual se comenzará a vender a finales de este año, Barra asegura que México es una parte sustancial para el crecimiento de General Motors en los próximos años, y eje para el comercio en América Latina.

“Vemos al país con futuro, y se analizan próximas inversiones. Es necesario de momento apoyar el desarrollo de Estados Unidos, donde dedicaremos esfuerzos; sin embargo, México es uno de los siguientes planes, y el impulso de la infraestructura y la mano de obra capacitada merece que se voltee a ver a esa parte del mundo”, afirma.

Crecimiento sostenido

GM tuvo un crecimiento en ventas de 7.3 por ciento en EU en 2013, en comparación con 2012, pero los planes son lograr este año un alza a doble dígito.

En México, el aumento en la comercialización de sus unidades fue de 19 por ciento, según datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), al pasar de 186 mil 383 vehículos en 2012, a 201 mil 604 el año pasado.

Estrategia

Luego de cuestionársele por qué saldría hasta finales de año la venta de la nueva camioneta Canyon, que es totalmente conectable a internet y cuenta con descarga de aplicaciones para mejorar la experiencia de los usuarios desde una tienda de GM, sonrió y dijo que era una forma de no afectar la comercialización de la recientemente rediseñada GMC Sierra y la Chevrolet Colorado, que son importantes unidades que han dejado buenos ingresos a la compañía.

En este tema sólo mencionó que a México se espera que lleguen más tarde, y que de momento los servicios de internet con los que cuentan sus nuevas unidades estarán operando sólo en Estados Unidos y Canadá, por falta de infraestructura y acuerdos de conectividad con proveedores en el país.

Inspiración para jóvenes

Mary Barra estuvo no más de diez minutos en el escenario, y al bajar se le notó un poco nerviosa ante la avalancha de medios que se le fueron encima para poder cuestionarle sus planes.

La nueva CEO, que suplirá oficialmente a Dan Akerson mañana miércoles, dijo en su presentación que este es el inició de una nueva era, donde espera que su ascenso sirva de inspiración a las mujeres e ingenieros de todo el mundo.

“Con mi experiencia técnica, soy ingeniero eléctrico, puedo motivar a las mujeres jóvenes o los jóvenes a seguir una carrera en la ciencia”, dijo.

Hace equipo

Barra, quien se unió a GM como pasante en 1980 y ha trabajado para el fabricante de automóviles toda su carrera, dio una muestra de unidad con Mark Reuss, CEO de GM para Norteamérica, de quien se esperaba tomara las riendas una vez que saliera Akerson.

Caminaron juntos, se sentaron juntos , sonrieron para las fotos y se alabaron mutuamente.

“Me siento honrada de estar aquí esta noche y lideraré el equipo global de General Motors humildemente. Es un equipo de la que estoy muy orgullosa de formar parte” , dijo Barra.

“Nuestra química es grande”, respondió más tarde Reuss a los reporteros, mientras Barra se retiraba rodeada de personal que evitaba tomar más fotos y hacer más preguntas.

Toda una vida con General Motors

Nacida en Waterford, Michigan, hace 52 años, como María Teresa Makela, tiene ascendencia finlandesa.
Su vida siempre estuvo ligada a General Motors, pues su padre tabajó para Pontiac por 39 años.
Comenzó su carrera en GM a los 18 años en 1980 como pasante del Instituto de General Motors (ahora Universidad de Kettering). Se graduó con una licenciatura en Ingeniería Eléctrica.
En 1988 obtuvo una beca de GM para estudiar la Maestría en Administración de Empresas por la Escuela de Negocios de Stanford, de la cual se graduó en 1990.
Desempeñó cargos como gerente de Planta , directora Ejecutiva de Operaciones y vicepresidenta de Recursos Humanos Globales.
Como Vicepresidenta Senior de Desarrollo de Productos Globales (desde 1 de febrero de 2011), era responsable del diseño, ingeniería y calidad de todos los autos de GM.
El 1 de agosto de 2013 fue ascendida a Vicepresidenta Ejecutiva de Desarrollo Global de Productos, Compras Globales y Cadena de Suministro.
El 10 de diciembre de 2013 se anunció que sustituiría a Dan Akerson al frente de la compañía.
El año pasado, la revista Forbes la calificó en la posición número 35 entre las mujeres más poderosas del mundo.
Está casada con el consultor Tony Barra, a quien conoció en el Instituto de General Motors, y tiene dos hijos.
Afirma que sus autos favoritos son el Chevrolet Camaro y el Pontiac Firebird.

Logra doble galardón

GM consiguió ayer en la apertura del Auto Show de Detroit un doblete al obtener el premio de Coche del Año de Norteamérica por el deportivo Chevrolet Corvette Stingray y el premio de Camioneta del Año de Norteamérica gracias al Chevrolet Silverado, que en México se conoce como Cheyenne.

Los dos galardones, los más importantes del sector en Norteamérica, llegan en un momento clave para GM que empieza 2014 con la sustitución
de su CEO, cargo que asumirá Mary Barra.

El Corvette Stingray fue elegido por 49 periodistas norteamericanos por encima del Mazda 3 y el Cadillac.

Por su parte, la Silverado, que se fabrica en la planta de Silao, en Guanajuato, superó al Acura MDX y el Jeep Cherokee.

General Motors trabaja para reparar falla en Silverado y Sierra

El pasado viernes, General Motors llamó a revisión a 370 mil camionetas modelo 2014 de las Chevrolet Silverado y GMC Sierra, para reparar un problema en el software de esos vehículos que puede provocar incendios al hacer que los componentes de escape se sobrecalienten y enciendan el motor.

Este nuevo recall asestó un golpe en la producción y lanzamiento de estos modelos, que también han llegado ya a nuestro país.

Mark Reuss, presidente ejecutivo de General Motors para Norteamérica, aseguró que la compañía no había visto que este tipo de problema de software se produjera antes, pero que la empresa ya ha desarrollado una solución fiable que los concesionarios pueden poner en práctica en 20 minutos.

Hay optimismo

Sobre si este retiro podría afectar sus ventas en el corto plazo, Reuss dijo desconocerlo, pero que esperaba no ocurriera.

El fabricante estadunidense dijo que 303 mil vehículos afectados, con motores de 4.3 en V6 y 5.3 litros en V8, fueron vendidos en Estados Unidos. Los restantes 67 mil se comercializaron en Canadá y México.

Aclaró que los Silverado y Sierra con motores de 6.2 litros no son parte de la llamada a revisión.

Los vehículos afectados por el problema serán reprogramados por los concesionarios de la empresa, que enviará cartas a los propietarios de las camionetas a partir del 16 de enero.

Sin heridos

Aunque la firma reconoce que al menos ocho vehículos afectados han sufrido incendios, aclara que en ningún caso han resultado heridos. En todos los incidentes, los incendios se produjeron en condiciones climáticas frías.

 

Dinero en Imagen